Por qué el Voto Único Transferible (VUT) no es la panacea

Existe una corriente de gente que tenía una esperanza bastante alta en que el sistema de Voto Único Transferible (VUT) fuese el sistema por antonomasia a recomendar para cualquier votación entre un número alto de opciones (mayor que dos o tres). Un sistema que sirva desde para elegir un logo o lema hasta para realizar unas primarias.

Miniexplicación de cómo funciona VUT

VUT es un sistema de recuento de votos preferenciales. En el voto preferencial, el votante ante una lista de posibles opciones elige otra lista ordenada de las opciones que prefiere. Vale, pero luego ¿cómo hacemos el recuento, quienes son los ganadores? Pues hay muchos sistema para ello, y VUT es uno de ellos.

“Bajo el VUT, el voto de un elector se le asigna inicialmente a su candidato favorito, y si el candidato hubiera sido ya elegido o eliminado, todos los votos sobrantes se transfieren según las preferencias seleccionadas por cada votante.” (Wikipedia)

Funciona por rondas. En cada ronda, se establece una cuota, de manera que si alguna de las opciones candidatas obtiene ese número de votos automáticamente sale elegida. También es posible que en una ronda ninguna opción consiga llegar a la cuota; en ese caso, lo que se hace es eliminar la opción candidata con menos votos, y transferir sus votos.

Por último, he de decir que VUT no es un sistema concreto: es una clase de sistemas de recuento con estas características que he mencionado. Luego cambian los detalles: cómo se calculan las cuotas en cada ronda, cuantos votos se transfieren cuando una opción candidata gana o cuando se elimina una opción, etc.Como digo, esto es sólo una miniexplicación.

Listado de problemas

En Agoravoting soportamos VUT porque nos parece un sistema interesante y con aplicaciones, y sobretodo, porque nos lo solicitaron nuestros usuarios. No obstante, nuestra experiencia nos ha demostrado que no es la panacea. Diría aun más: no parecer existir un sistema de voto para muchas opciones que sea ideal y extensible a todas las situaciones, y en todo caso VUT desde luego no lo es.

Evidencia de ello fue la segunda ronda de las primarias para las elecciones al Parlamento Europeo de la Confederación Pirata. Los problemas que surgieron son los siguientes:

VUT sólo sirve para escoger ganadores

El VUT es un sistema pensado para que dado una lista de opciones y un conjunto de votos devuelva la lista de ganadores. Para escoger escaños en un parlamento, por ejemplo. Pero no ordena las opciones ganadoras.

Es cierto que normalmente es posible establecer un criterio sencillo para ordenar las opciones ganadoras, pero hemos de recalcar que eso ya es algo que no forma parte de VUT. El criterio más sencillo es que dado que en cada ronda normalmente sale sólo un ganador y las rondas sí que se hacen en un orden (ronda 1, ronda 2..), el orden de los ganadores se puede establecer según la ronda en que salieron.

Problemas de primera ronda

Como decía, VUT, El VUT funciona por rondas, y cualquier candidato que supere en una ronda cierta cuota es elegido. El primer problema con el criterio de ordenación sencillo que hemos explicado anteriormente es que en una ronda puede salir elegida más de una opción, simplemente porque varias opciones superen la cuota mínima en esa ronda.

No obstante, si habéis visto el recuento, seguramente diréis “¡no pasa nada! lo ordenamos según los votos que tenga cada ganador en esa ronda”.

Y es verdad, ese es un sistema casi infalible, porque como se transfieren votos entre opciones al pasar de ronda, cada opción candidata tiene un número decimal de votos y por tanto es muy complicado que haya ningún empate… menos en la primera ronda.

Y precisamente esa fue el primer gran problema que afrontamos en estas primarias piratas. Resulta que teníamos unos 60 candidatos y sólo 118 votos. El resultado que daba es que según la cuota de droop que es más o menos “(nº de votos / (nº candidatos + 1)) + 1” es que cualquier opción con dos votos en la primera ronda ganaba. Cataclismo: eso nos daba 21 ganadores en primera ronda, con un número de votos por opción candidata redondos porque aun no había habido aun transferencia de votos, y muchas opciones empatando.

Es por supuesto un caso poco usual. En una votación institucional con cientos de miles de votantes o millones de votantes no va a pasar esto. Pero son cosas que pueden pasar. Lo dicho: VUT no está pensado para ordenar ganadores y se nota.

Por supuesto, hay muchos posibles algoritmos aplicables para solucionar los empates. En el caso de las primarias piratas, optamos por aplicar una suerte de rondas de desempate entre los ganadores. La idea es sencilla: si hay empate en número de votos en primera opción, desempatar mirando el número de votos como segunda opción, o como tercera, etc. Lo hicimos así porque sigue el espíritu del VUT, pero por supuesto, podrían existir otras formas.

Problemas cocinando resultados

Incluso teniendo ya una lista de ganadores ordenada y superado los anteriores obstáculos, siguieron apareciendo problemas debido a la idiosincrasia de VUT. No fueron desde luego unas votaciones precisamente triviales, como podéis observar, aunque aprendimos mucho sobre VUT.

El siguiente problema fue la famosa “cocina”. La ley obliga a ordenar por paridad, de manera que en las listas electorales y mirando los candidatos según su orden, de cada grupo de cinco haya 3 de un sexo y 2 de otro.

Muy bien diréis, pues se re-ordena por cumplir con este imperativo legal y ya está. Pues no es tan sencillo, porque resulta que no existía tal paridad en la lista de ganadores, y por tanto para cumplir con la ley, hacía falta sacar mujeres de entre de los candidatos que no habían ganado.

¿el problema? que VUT no te da más que una lista de opciones ganadoras. Repito: que no, que no sirve para ordenar y menos para cocinar resultados. No te dice siquiera cual sería la opción que más cerca se ha quedado ¿la que tiene más votos en la última ronda o en la primera o en la tercera?

Algún avispado dirá: pues vuelve a ejecutar VUT con un ganador más. Eso puede no funcionar, porque no sólo puede ocurrirte que no sea mujer (y entonces qué, probar con otro ganador más y así hasta que salga el número de mujeres que necesites? pff) sino que además VUT no es estable. Si aumentas el número de opciones ganadoras, puede y es es de hecho bastante probable, que alguna de las opciones que antes se dieron por ganadoras ya no aparezca como tal. Paradojas de la vida.

Por supuesto, para casos como este puedes aplicar el criterio que consideres más oportuno, como mirar los votos como primera opción/en primera ronda (es lo mismo) y escoger al ganador de ahí. Si mal no recuerdo, eso hicimos en las primarias piratas.

.. y aun tiene más problemas

Me diréis: la mayoría de esos problemas afectan sólo a las primarias, y es cierto. Pero en realidad, VUT tiene muchas más irregularidades. Con esto no estoy diciendo que otros sistemas como Approval voting o los de clase Condorcet sean la panacea porque tampoco lo son.

En VUT puede haber candidatos que son opción más preferida que el último ganador y sin embargo no salir elegidos. Cuando sólo hay una opción ganadora es fácil de verlo.

También se critica y con razón la complejidad que requiere entender VUT, por no hablar de replicar el recuento. Que conste que lo que he explicado arriba de VUT es lo básico: existen muchos más detalles según qué algoritmo específico de VUT se utilice. También es difícil interpretar los resultados y hacer el recuento en otros algoritmos como los de método Condorcet, pero por ejemplo en Approval voting es todo mucho más sencillo.

Además si quieres usar VUT en colegios electorales, que sepas que no puedes hacer un recuento por mesa: debido a que el algoritmo no es estable como hemos comentado antes, no puedes simplemente sumar resultados. Tienes que contar todas las papeletas de forma centralizada en un solo sitio juntas. Un caos vamos.

Y como todo sistema de voto, existe el voto táctico, es decir no votar por preferencias sino según crees que pueda maximizar un resultado favorable a tus preferencias. De nuevo, al no ser VUT estable, es posible que al seleccionar una opción en tu papeleta estés quitándole posibilidades de salir ganadora. Todos estos problemas de los que estoy hablando están explicados (en inglés) en un caso práctico en este pequeño artículo.

Conclusiones

Por todo esto, creo que Podemos hicieron muy bien en optar por usar approval voting pese a que les ofrecimos también VUT como opción (chicos listos ;-), y desde luego para la Confederación Pirata recomendaré no volver a usar VUT para primarias, visto lo visto.

3 thoughts on “Por qué el Voto Único Transferible (VUT) no es la panacea”

Comments are closed.